Genios de nuestra historia como Dalí o Einstein usaban la siesta para conseguir despejar sus mentes y seguir produciendo y derrochando creatividad y trabajando a raudales. Asimismo, se cuenta que dormían con una llave en la mano para evitar entrar en un sueño profundo, despertándose en el momento en el que la llave tocaba el suelo. Pero claro, llegados al siglo veintiuno ¿quién tiene una llave de cobre del tamaño de una zapatilla de Pau Gasol para despertarse cuando caiga al suelo? Seguramente que muy pocos. ¿Y cuántos tenemos smartphone? Os presento la salvación para vaguetes y lentos apagando despertadores: SiestApp.

 

siestapp

 

No hay mucho más que decir de esta app. Brilla por su sencillez. Bajas la persiana (en la interfaz de la app, y literalmente claro está) y a dormir. Del resto se encarga SiestApp: calcula el tiempo exacto teniendo en cuenta varios patrones de sueño y te despierta en el momento justo para que tu sueñecito no sea demasiado largo como para dejarte como si de un personaje de The Walking Dead se tratase.

Además, vale la pena perderse en su página web viendo el material que han creado para hacer difusión y que grandes aficionados a las siestas (como un servidor) podamos usar para redactar posts como este, descargarse algunos de sus fondos de escritorio o fondos de pantalla de bloqueo para teléfonos e incluso ver algunas fotos ilustrativas de lo que puede llegar a ser una buena siesta. También se puede aprovechar para escribir a los desarrolladores para darles las gracias, a partir de hoy no se necesitarán más excusas para decir en el trabajo que incluso en nuestros ratos libres estamos estudiando y testeando los productos de la competencia.

siestapp2